27 de febrero de 2007

Apúntelo aquí su tarjeta




Una noche tranquila cruzando a San Diego. Las líneas normales bastante vacías a las 10 de la noche. Se nota que no es fin de semana y que nadie quiere ir para allá. Los borrachos regresarán hasta más tarde.

La línea SENTRI un poco más concurrida pero nada más habían abiertos dos carriles. El güey de adelante estaba muy sopenco y se le metió un carro, pero lo bueno es que hay letreritos para que la gente pendeja sepa como se debe comportar. ¡Qué bien se portan cuando saben que si la cagan los dejan sin pase rápido!

1 comentario:

I dijo...

gente pendeja? naaaaaah cómo crees